logo
Kia Ora Travellers es tu tour operadora especialista en Oceanía (New Zealand Especialist, Aussie Especialist, Agente Tiaré) y rutas que nos conectan. Organizando los viajes en grupos reducidos, Fly&Drive y con destinios de ensueño.
Latest Posts
+34 615 421 929
tusviajes@kiaoratravellers.com
new zealand@kiaoratravellers.com

SIGUENOS EN:

(+34) 615 421 929
Top
 

La región de Otago

la efervescencia del Gold Rush neozelandés
5 Feb

La región de Otago

Los metales preciosos siempre han tenido una fuente inspiradora para hacer fortuna durante toda la historia de la humanidad. En Nueva Zelanda no podía ser menos, sobre todo si tenemos en cuenta que este país oceánico, es el país más joven del mundo geológicamente hablando (eso son unos cuantos millones de años desde su formación), y que al encontrarse asentado sobre el anillo de fuego del pacífico, su actividad geotermal y volcánica formó gran cantidad de tesoros minerales entre los que se encontraba ese preciado mineral llamado oro.

La gran similitud del ‘life style’ de los buscadores de oro llegados a Nueva Zelanda con la de los filmatográficamente conocidos buscadores de oro del viejo oeste americano es asombrosa, hasta el punto de que nos puede confundir la identificación del país en el que nos encontramos, pero esta breve historia, nos deja una pincelada de este curioso efecto. Estaba claro que el mundo, había iniciado el camino de la globalización.

Uno de los puntos más incipientes en Nueva Zelanda en la búsqueda del oro, se localiza en la región de Otago, esta se extiende desde el sureste de la isla Te Waipounamu (el  lugar de Greenstone) conocida también en maorí como Te Waka a Māui (la Canoa de Màoui), hacia el oeste adentrándose en la cordillera de los Alpes del Sur donde se encuentra el esplendoroso Mt. Aoraki (Mont Cook) y estableciendo frontera natural con la región denominada Fiorland donde encontramos ubicados los famosos fiordos Milford Sound y Doubtful Sound.

La fiebre del oro de Otago comenzó en 1861 cuando Gabriel Read descubrió oro en Gabriel’s Gully (cerca de Lawrence en el camino a Dunedin). Trabajando con una sartén y un cuchillo de carnicero, recolectó 7 onzas de oro durante un período de diez horas.

Mineros de muchas partes del mundo acudieron en masa a la región y en 1862, dos mineros, Hartley y Reilly, depositaron 1.047 onzas de oro (valoradas hoy en cerca de $ 2.000.000) con el principal receptor de oro.

En ese momento, los buscadores estaban trabajando en todos los ríos de la zona, incluido el río Kawarau. Uno de esos sitios se conocía como Gee’s Flat, que hoy conocemos como Goldfields.

En Gee’s Flat, los primeros mineros concentraron sus esfuerzos iniciales en las pistas de oro colocadas por un canal por donde había circulado con anterioridad un rio. Cortaron carreras para llevar agua de 3 arroyos cercanos a una serie de pequeñas presas de retención formando terrazas. A partir de estas, el agua se dirigía en cascada sobre las caras los mineros que ayudaban a aflojar la grava con un pico, una barra y un rastrillo en un método conocido como esclusa del suelo.

La minería en Gee’s Flat siempre estuvo limitada por la escasez de agua. No se podía confiar en los arroyos que abastecían las presas durante todo el año y, en ocasiones, la escasez de agua era tan aguda que los mineros se veían obligados a llevar la tierra del lavado (la arena y la grava que contenían oro) al río en lugar de llevar agua al lavado.

Se desconoce la población máxima de Gee’s Flat, pero se cree que a mediados de la década de 1860, alrededor de 100 mineros operaban en la región. Si bien la mayoría eran europeos, había varios chinos que solían trabajar en las orillas del río. Si bien se beneficiaron de los tiempos en que el río estaba bajo (exponiendo nueva arena aurífera), sufrieron mucho cuando el río inundó los servicios y alojamientos en la zona.

Si bien la actividad en Gee’s Flat parecía haber disminuido durante la década de 1870, durante la década de 1880 resurgió nuevamente el fervor por el oro con el uso de esclusas. A principios de la década de 1900, al menos dos grupos trabajaban en Gee’s Flat junto con un minero chino anciano y solitario.

Durante la depresión de la década de 1930 se reanudó la actividad de extracción de oro en el sitio. Las terrazas inferiores se trabajaron mediante esclusas de tierra o se lavaron con boquillas metálicas unidas a mangueras de lona. Al menos una de las partes usó un monitor de hierro similar al que se usa hoy. También hubo un renovado interés en las obras subterráneas con túneles y pozos excavados en las gravas vírgenes en las terrazas superiores y hacia abajo, más cerca del río, en las gravas inmediatamente encima del lecho rocoso.

El último minero a tiempo completo dejó Gee’s Flat en 1969, poniendo fin a más de 100 años de minería. Aunque se han sacado del sitio millones de dólares en oro durante estos 100 años, todavía hay una gran cantidad de oro para aquellos que tengan la suerte de hacerse ricos. De hecho, recientemente se ha explorado un área adyacente al sitio de Goldfields con signos alentadores de oro. Esto bien puede abrir una nueva era en la minería del siglo XXI en Goldfields.

Hoy por hoy, todavía nos encontramos en sus tierras a los descendientes de tres generaciones anteriores de buscadores de oros, que mantienen las antiguas instalaciones de sus minas como una actividad turístico cultural que nos sumerge e ilustra en la dureza que significaba la extracción de oro en esas zonas, y que como me contaba el buen amigo Mr Valentine, descendiente directo de la tercera generación de escoceses que llegaron a Nueva Zelanda atraídos esta vez por la fiebre del oro, “el que realmente se hizo de oro en estas tierras, fueron los que controlaban y suministraban el agua para el lavado”.

Leave a Reply:

Abrir chat
1
Kia Ora viajer@
¿Como podemos ayudarte?